De Polifemo y Galatea

De Polifemo y Galatea

Cuando me decidí a montar la librería, mi madre (muy amorosa pero algo pesadita) se pasaba el día diciendo: “pero ¿y cómo la vas a llamar? ¿Qué te parece Librería Trazos, o Encuentros, o La Casa del Papel o Incunable, o Plumas o …. “. Ella vivía en Alicante y teníamos...
Un libro sin escribir

Un libro sin escribir

Cuando inauguré mi primer local (sin internet) todos los libreros teníamos entonces una difícil tarea: comprar libros…  Ahora todo lo buscas en Google, o la gente te llama para venderte sus bibliotecas, pero hace veinticinco años, las cosas eran mucho más complicadas....
Bodas de Plata

Bodas de Plata

Casi todos los recuerdos de mi infancia tienen que ver con los libros. Mis padres, lectores entusiastas y eclécticos, ocupando alternativamente el sillón orejero al fondo de nuestro salón. Mi padre, con alguna biografía de Stefan Zweig; mi madre riéndose a carcajadas...

Pin It on Pinterest

×